El Séptimo Harto

Oscar 2011: Francamente, James Franco no lo tuvo…

Si vieron ayer los Oscar, muchos se habrán despertado con
una extraña sensación parecida a una espeluznante cruda y haciéndose preguntas
como "¿Habrá sobrevivido la noche Kirk Douglas?", "¿Por qué Gwyneth Paltrow se
disfrazó de papa al horno?", "¿Cuándo regresará Cate Blanchett a su nave nodriza?"
y la más importante "¡¿Qué diablos le pasó a James Franco?!"

Al principio de la ceremonia, el multifacético actor y su
co anfitriona Anne Hathaway prometieron una velada "juvenil y con onda", pero
aunque por un momento parecía que iban a cumplir con lo anunciado, ya entradita
la noche, Franco parecía que llevaba días sin dormir o en un tratamiento de
marihuana medicinal, haciendo de su trabajo como conductor algo más parecido a
"tedioso y sin chispa" que a la promesa inicial.

(Fotos: Los mejor y los peor vestidos de la noche)

Mientras su compañera de ceremonia echó la carne al asador
hasta el punto de dar la impresión que iba a explotar por tanta energía, el nominado a mejor actor se mostró
incómodo, distante y sospechosamente relajado, dejando a la pobre Hathaway con
toda la responsabilidad del evento en sus hombros.

Lo que empezó como una pareja de anfitriones jóvenes con
personalidades distintas, terminó siendo una interacción desentonada y
dispareja: Hathaway esforzándose por mantener arriba el ánimo del público con
exagerado entusiasmo (bien por ese número musical dedicado a Hugh Jackman) y Franco...bueno...siendo demasiado James Franco.

Aquella pregunta que se planteaba "¿Qué NO puede hacer James Franco en esta vida?" finalmente ha sido respondida. Podrá ser un gran intérprete, novelista, cineasta, guionista, pintor y hasta actor de telenovelas, pero de lo que definitivamente no puede presumir, es de ser un buen co-anfitrión de los Oscar.
Como honrando a las películas nominadas, las intervenciones de Franco tartamudearon y se sintieron 127 horas largas...A su favor, el look del leotardo blanco le va muy bien y debería de considerarlo para su día a día, pero de ahí en fuera, le recomendamos un barril de Red Bull y bajarle a la dosis de Pasiflora si quiere intentarlo de nuevo en un futuro.

(Entérate: ¿Quiénes se llevaron la estatuilla?)

La falta de
química entre los taltentosos actores me hizo extrañar lo políticamente incorrecto de
Ricky Gervais en los Globos de Oro, y soñar una ceremonia con Jake Gyllenhaal
en lugar de Franco...o Muppets en lugar de los dos.

Si los aplausos y ovaciones que recibió el comediante Billy
Crystal pudieran traducirse a palabras, estos gritarían "¡Te extrañamos Billy,
regresa y enséñale a esta nueva generación lo que es conducir unos Oscar!", lo
que demuestra que la culpa no recae completamente en la inexperiencia de los
actores, sino en una mala decisión de los organizadores por querer llegarle a
un público joven con un par de veinteañeros, pero usando la misma y cansada
fórmula de todos los años. ¿La prueba que la frescura no tiene nada que ver con
edad? La presentación de Kirk Douglas a la mejor actriz de reparto está siendo
considerada como uno de los momentos más carismáticos y encantadores de la
noche. Kirk Douglas tiene 94 años...

Sigue mi rastro de migajas en twitter: @HanselSinGretel
Y sigue el twitter oficial de OMG! para saber más sobre tus artistas favoritos 

Cargando...