El Séptimo Harto

Guarda espaldas, mas no secretos...

Cameron Diaz y Justin Timberlake en el afterparty de Bad TeacherCameron Diaz y Justin Timberlake en el afterparty de Bad TeacherSeguramente 'Memoirs of a Celebrity Bodyguard' nunca se llevará un Premio Nóbel de Literatura, pero lo que es un hecho es que el condenado librito dará mucho de qué hablar en los próximos meses gracias a las jugosas confesiones de Lee Weaver, otro avispado escolta aprovechándose de su acercamiento a las estrellas para generar más ka-ching, ka ching.

En la “obra maestra”, el ex guarro de Lindsay Lohan publica anécdotas y situaciones que vivió con sus clientes, y -sin una pizca de remordimiento ni escrúpulos- promete a los lectores: “Estas historias son únicas, patentadas y jamás contadas. Con mi cercana relación a mis clientes, voy a compartir íntimos detalles de su vida diaria.”

Una de esas historias de las que presume, detalla un encontronazo hace algunos años entre su protegida, Lohan, y Cameron Díaz, quien en aquél entonces era aún novia del multifacético Justin Timberlake. Weaver recuerda la noche en la que se toparon con la pareja en un antro de Hollywood y casi se arma una tremenda zapatiesta entre las dos estrellas:

“Estaban sentados justo al lado de nosotros, en otra cabina. Cuando llegamos escuché a una de las amigas de Lindsay decir: `¡Ahí está esa p***a! Ve y patéale el trasero ahora mismo.´”

Tras la sugerencia de la amiga, el guardaespaldas cuenta que Lohan trató de botarlo para poder ir a echarle pleito a Díaz, pero que entre tanto gorilón, quien sirvió como mediador fue ni más ni menos que Timberlake:

“Justin se acercó a mí y me dijo, `Hola hombrezote, ¿puedo hablar contigo por un segundo? Cameron y Lindsay se están viendo como si quisieran matarse. No sé de qué se trata todo esto, pero yo vine aquí a escuchar música y a pasármela bien. Definitivamente no quiero pelearme contigo y sé que tú no quieres pelearte conmigo. Lo que podemos hacer es que yo mantenga a Cameron en nuestro gabinete y tú mantén a Lindsay en el suyo.' ”

Weaver insinúa en el libro que la instigadora fue (sorpresa-sorpresa) la Lohan, y narra que después de las habilidades diplomáticas de Timberlake, la pareja prefirió irse para evitar que el duelo de miradas pendencieras se convirtiera en una pelea de gallos con mechones de pelo oxigenado y stilettos Louboutin volando por todo el lugar de los hechos.

El escolta concluye su anécdota dándoselas de muy atento: “Hoy todavía respeto a Timberlake por haber suavizado la situación.”

Aunque ignoramos por completo la razón de tanta echada de mal de ojo, no cabe duda de que entre las dos estrellas existe cierta rivalidad oculta…¿Será que La Lohan ansiaba ser la Señorita de Timberlake? Hmmm…

Sigue mi rastro de migajas en Twitter

Sigue el Twitter oficial de OMG!

Cargando...