El Séptimo Harto

Con ustedes, el hermano gay de Mel Gibson

Mel Gibson / ReutersMel Gibson / ReutersNo olvides seguir el Twitter oficial de OMG!

En los últimos seis años, Mel Gibson se ha convertido básicamente en un remix encarnado de las quince temporadas de South Park, echándole tierra a todo el que se cruza por su camino: llámese judío, gay, persona de color, latino, pitufo y hasta su ex novia, Oksana Grigorieva.

Casi nadie se ha salvado de la verborrea rabiosa y políticamente incorrecta del que fuera alguna vez uno de los actores más queridos en la Meca del Cine, y el resultado de tales arrebatos de verdulera ha sido el triste declive de una gran carrera artística; además de ser otro claro ejemplo de que así de rápido como Hollywood te crea, también te destruye…

Desde sus comentarios homofóbicos en los noventa, las infames declaraciones antisemitas del 2006, hasta las recientes grabaciones telefónicas donde amenaza e insulta a su ex novia, Gibson se ha visto envuelto en tantos escándalos, que muchos de sus compañeros de profesión han preferido darle la espalda y sólo muy pocos (Whoopi Goldberg y Jodie Foster, por ejemplo) han dado la cara para defender la manchada reputación de la estrella.

Mientras tanto, su familia se había mantenido al margen de las declaraciones, hasta que hace algunos días, después de años de silencio, uno de sus hermanos finalmente salió en defensa del actor y de paso aprovechó para salir del clóset frente al mundo.

Conozcan a Andrew, un contador público de 43 años que comparte apellido y genética con Mel Gibson, además de rendirle honores a la bandera del arcoiris. Su misión es limpiar el nombre de su hermano, y acabar de una vez por todas con los rumores de que la estrella de cintas como `Corazón Valiente´ y `Arma Mortal´, es una persona violenta, racista y homofóbica.

En una entrevista para el Sunday Times, el señor Gibson declaró que cuando escuchó las grabaciones de su hermano usando un lenguaje violento en contra de Oksana Grigorieva, no podía creer que se tratara de él, pues argumentó que “él nunca ha dicho nada abusivo, agresivo o racista en su vida.”

Aunque admitió que Mel sí hizo comentarios y chistes que podrían considerarse homofóbicos en una entrevista realizada en 1991, el contador, ahora abiertamente gay, abogó por su hermano diciendo que las declaraciones del actor no pretendían ofender a nadie, que él nunca lo ha escuchado decir algo anti-gay,  y que de hecho, la estrella lo apoyó cuando salió del clóset frente a su familia hace veinte años: “Fue una de las cosas más aterradoras que he hecho en mi vida. Tenía 22 años. Estaba en una cena familiar en el restaurante Aria cuando le dije a Mel. Él sólo dijo, `No es mi elección, pero te quiero y eres mi hermano´”.

Tras su confesión, el señor Gibson admitió que se distanció de su familia para encontrarse consigo mismo, y que tardó diez años en sentirse cómodo con la manera en que sus padres y sus diez hermanos, incluyendo Mel, lo percibían. “Apenas en los últimos 12 años hemos retomado el contacto.”, confesó.

En cuanto al divorcio de su hermano tras 28 años de matrimonio con Robyn Moore, y la supuesta suma de medio billón de dólares que recibirá ella como indemnización, Gibson comentó:
“A él no le importa el dinero en absoluto y preferiría tener amor y felicidad en su vida otra vez.”

Aunque las declaraciones de Andrew Gibson definitivamente nos muestran el otro lado de la moneda, cuesta trabajo creer que a estas alturas y considerando lo afectada que está la carrera de Mel, el amor fraternal pueda ayudar a que el actor reviva sus días de gloria. Podrá tener el apoyo de una persona de color (Whoopi Goldberg) y una persona gay, pero ¿qué hay de todos los demás aludidos en sus ataques de rabia?

Bien dicen por ahí, “Crea fama, y échate a dormir”…

Sigue mi rastro de migajas en Twitter...

Cargando...